sábado, 10 de abril de 2010

Lost por Bioy Casares

Ya es vox populi que La invención de Morel (Bioy Casares, 1941) sirvió como fuente de inspiración para los creadores de Lost a la hora de escribir esta serie. Cualquiera que lea la novela podrá ver rápidamente cuáles son los elementos que aportaron a la trama fantástica, desde la locación hasta la paranoia. Sin embargo, si uno sigue leyendo a Bioy, se encuentra con que Plan de evasión (1945) también "adelanta" la serie de tv: allí nuevamente hay una isla en la que no todo es lo que parece, donde todos son víctimas de un plan mayor.
Hasta aquí habíamos llegado con las comparaciones hasta la semana pasada, cuando salió al aire el episodio "Happily ever after". Allí, por primera vez comienzan a trenzarse las dos realidades paralelas en las que se había dividido la serie: "¿Hay otro yo en otro lado en otro tiempo?" se pregunta Desmond Hume. Y es aquí cuando Lost nos vuelve a remitir al maestro, a La trama celeste (1948) en este caso; el cuento que da título al volumen trata precisamente de la profusión de dimensiones paralelas.
Bioy Casares escribió muchos relatos fantásticos, pero cualquiera que lo lea se dará cuenta de que el motor de la trama no es otro que el corazón de los personajes en busca del afecto, del otro, del amor. Es así como se ponen en funcionamiento las dos novelas y el cuento mencionados, y es así como se pone en funcionamiento Lost a partir de ahora: la memoria del amor es la que motiva a los personajes y hace que se lancen en busca del tiempo perdido.

3 comentarios:

lucia dijo...

me encantan tus comentarios cinematográficos mar.

escribí con más frecuencia...

Esperanza Lacaroza dijo...

Lost en el espacio.

Dener Hernández dijo...

Para nosotros, es facil ver la relacón entre la isla de "La invnción..." y Lost.
Mi pregunta es ¿el resto del mundo puede ver esa inspiración o cree que Lost es sui generis?
Otra referencia obligada a mi parecer es The prisoner.