lunes, 7 de febrero de 2011

¿Qué es la realidad?

La realidad es (por lo menos desde la invención del psicoanálisis) una categoría que ha ido perdiendo cada vez más su estabilidad. Dos films del 2010 toman como punto de partida la puesta en cuestión de ese estatuto para llevarla hasta las últimas consecuencias: Inception (Christopher Nolan) y Black Swan (Darren Aronofsky). 
Inception plantea un futuro cercano (por no decir inmediato, puesto que el único futuro que se puede imaginar luego del 2000 es el de mañana) en el que es posible ingresar a los sueños de las personas a voluntad, construirlos a gusto y, de esa manera, manipular sus inconscientes. El problema es que, una vez transgredido el sueño, se quiebra la barrera entre los sueños y la realidad, en la medida en que uno entra de verdad al sueño del otro. A partir de ese momento, lo real y lo imaginario se prestan a confusión y el peligro de perderse es inminente. Ante el abismo de sueños y realidad que se crea, los personajes deben optar por qué realidad les parece más real, como ocurre en Matrix (Andy y Lana Wachowski, 1999).
Black Swan narra el duro camino que debe atravesar Nina Sayers (Natalie Portman) para obtener el rol protagónico de El lago de los cisnes. Si bien al principio los obstáculos son efectivamente reales y acordes a la situación en que se encuentra (la competencia con las otras bailarinas, el lidiar con el acoso del director, etc.), pronto su peor enemigo pasa a ser ella misma y su imaginación, que no hace sino nublar su percepción de la realidad, empujándola cada vez más hacia la locura.
En ambos films el estatuto de lo real queda puesto en suspenso y los personajes permanecen presos en un limbo que está a medio camino entre la vigilia y la ensoñación, al cual pueblan con sus propios demonios interiores. En el caso de Inception, Cobb (Leonardo Di Caprio) debe enfrentarse con la memoria de su difunta mujer (Marion Cotillard); en Black Swan, Nina lidia con una madre sobreprotectora (Barbara Hershey), Lily (Mila Kunis), una bailarina que quiere su papel y Beth Macintyre (Winona Ryder) aquella a quien viene a reemplazar.  
Las dos películas, por otro lado, se encuentran severamente influenciadas por el imaginario del animé, especialmente Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995) y Paprika (Satoshi Kon, 2006) en el caso de Inception y Perfect Blue (Satoshi Kon, 1998) en el de Black Swan. En primer lugar, como en Ghost in the Shell, el film de Christopher Nolan presenta la posibilidad de manipular el inconsciente a gusto. Por otro lado, como en Paprika, en Inception es posible ingresar a los sueños de las personas, solo que en vez de perseguir fines terapéuticos se trata más bien de obtener información o producir efectos. Perfect Blue y Black Swan, por último, presentan una trama casi idéntica: tanto Mima Kirigoe (la protagonista del film de Satoshi Kon) como Nina Sayers luchan por dar el gran salto (convertirse en una estrella de cine en un caso y encabezar El lago de los cisnes en el otro), deben hacer frente al mundo que las rodea (la competencia, las figuras represivas que tienen al rededor, etc.) y acaban perdiendo la razón y la moral en el camino. Si bien de a ratos la trama (y las escenas) bordean el plagio, Darren Aronofsky está cubierto en la medida en que compró los derechos de Perfect Blue con el fin de emular una de sus escenas en Requiem for a dream (2002). 
La convergencia del cine con el mundo de la ensoñación funciona, de alguna manera, como una puesta en abismo. Es que el cine, como los sueños, se asemeja a la realidad, pero no lo es; más bien lo que hacen ambos es realizar el imaginario.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que genial que puedas enontrar tan facilmente lineas de coneccion entre dos peliculas tan distintas como Black Swan e Inception. Y lo mejor es que no esta para nada agarrado de los pelos.

Rafles dijo...

me gusta omo esta escrita la nota y las onservaciones que haces, como esta:
"En ambos films el estatuto de lo real queda puesto en suspenso y los personajes permanecen presos en un limbo que está a medio camino entre la vigilia y la ensoñación, al cual pueblan con sus propios demonios interiores."

[ P a n [d] o r a ] dijo...

Geniales pelis y genial tu lectura :)
Me dieron ganas de ver Perfect Blue! Me la tenés que pasar.

Besssso!